La cristalería del automóvil bajo las redes


El sector de la cristalería del automóvil en España es con diferencia el más estructurado y equilibrado en su relación entre redes y talleres independientes. El crecimiento del número de talleres incorporados a redes ha sido exponencial y su fortalecimiento ha sido gradual en los últimos cinco años.

El fenómeno red en la cristalería del automóvil se apoderó de España tras la llegada de una multinacional como Carglass en 1997. Su irrupción en nuestro mercado sacudió las mentes de los cristaleros que vieron que debían generar vínculos para no ser devorados por el gigante mundial del sector.

David Vilarasau (Infoluna)
A partir de ahí comenzaron a crearse redes fuertes con diferentes modelos y con maneras de crecimiento muy diverso.

El sector se divide entre redes de carácter multinacional como son Carglass, Glassdrive y Guardian, franquiciadores puros ( Cristalbox y Carlunas), franquiciadores híbridos con un 50% de talleres propios y un 50% franquiciado (Ralarsa) e independientes unidos en un proyecto común (Glasss Talleres).

A su vez hay subsecciones como redes de talleres que a su vez son fabricantes de recambios como Glassdrive (Saint Gobain) o Guardian Express (Guardian Industries).

En estos momentos hay una gran diferencia entre formar o no formar parte de una red. Las ventajas de estar en una red supone estar concertado, saber que llega trabajo desde un call center central, ventajas en la compra de recambios y ventajas en la gestión del taller, mientras que permanecer de manera independiente supone un trabajo menos ventajoso, conseguir la concertación con las compañías es una labor árdua, la compra de recambios es más cara y conseguir clientes se convierte en una lucha muy dura.

El futuro del sector pasa por formar parte de una red y los independientes son los primeros que buscan esa salida para asegurar su futuro. Las compañías aseguradoras mandan y su criterio es buscar alianzas estratégicas con las redes por sus ventajas de costes y su búsqueda de stándares comunes de calidad e imagen.

David Vilarasau, director de Infoluna.